Sábado 17 de octubre-Buenos Aires

Dejamos el hotel y vamos a London City a desayunas, allí aparece Requejo y hablamos cerca de hora y media, una charla increíble.

Cafetería London City

De ahí al bus turístico, el recorrido dura dos horas y media y me doy cuenta de que hemos aprovechado bien nuestros apenas cuatro días en Buenos Aires; quizás nos faltó profundizar en Recoleta y la zona de plaza San Martín, pero caray lo que recorrimos.

Torre de los ingleses

Bajamos de nuevo en Florida y nos vamos al Avenida. Hemos quedado a comer con Pepe. Nos ha dejado recado de que a las 15:00 en Casa Galicia, así que volvemos de nuevo allí. Nos presenta al dueño, al que el viernes 16 la colectividad lo ha nombrado gallego del año, es de Cangas. Comemos muy buena carne y de postre un panqueque de manzana al ron flameado, nos invita Pepe. Ya con los cafés aparece el que fue el Tesorero del Centro Gallego, parece que la colectividad gallega sigue unida. Es bonito saber que se ayudan entre ellos. Podrían hablar durante horas, les gusta ver a gente llegados de su tierra.

Avenida 9 de julio

Para ir a Casa Galicia hemos cogido el subte línea A, que va todo por debajo de avenida Mayo. Es la línea de metro más antigua de Sudamérica y conserva los vagones de madera. Es necesario verla y los fines de semana están bien porque hay menos gente en el subte.

Puerto Madero

De vuelta al hotel decidimos volver andando toda avenida Mayo. Desde 9 de Julio la avenida está cortada por un desfile homenaje a la liberación de Perón un 17 de Octubre. El desfile es impresionante: todo color y sonido. Aunque la mayoría del público, como los que desfilan son indígenas. No parece despertar el interés de los porteños.

Entro en Paseo de la Resistencia, avenida de Mayo 649 una galería compuestos de artesanía. Como está al lado del hotel ya habíamos entrado. Nos gustó especialmente el puesto de un chico que “lima” monedas. Aún no tengo mate, así  que decido comprarlo aquí. Compro uno de calabaza con base y bombilla para Lourdes. Me gusta y de los 70 pesos iniciales consigo que me lo deje en 50. Es lo malo de los puestos de artesanía, (que en Buenos Aires hay en Recoleta, en San Telmo en calle Defensa, en el Parque Lavalle y en Palermo Soho –y eso que yo conozca– ) que nunca sabes cuando te están timando. El taxi no puede llegar a la puerta del hotel por culpa del desfile, caminamos dos cuadras (calles) y lo tomamos a las 18:30. A las 19 estamos en Ezeiza. Plastifico la maleta: 40 pesos y no hay que pagar tasa de embarque. En el aeropuerto compro Alfajores y me deshago de mis últimos pesos. A las 21 empieza el embarque. El remise hasta Ezeiza valió 67 pesos.

FIN DEL VIAJE

Anuncios

Viernes 16 de octubre-Buenos Aires

Salimos del hotel cerca de las 10 y vamos a la London o London City, una cafetería con historia en la esquina de Avenida Mayo-Perú. Tienen una mesa de honor a Cortázar, que escribió en esa cafetería su primera novela: El Premio. Vamos allí para entregar la loción Vigoroso a Domínguez, el dueño, un porteño con familia de Castro Caldelas. Hemos quedado en desayunar allí mañana.

Voy a cambiar mis últimos 50€ y luego nos informamos del bus turístico en calle Florida, 25 pesos y dos horas y media de recorrido si es un día. Se puede hacer uso del ticket todo el día, bajando y subiendo en cualquier parada. Decidimos hacerlo el sábado y dedicarnos hoy a Palermo-Belgrano.

Vamos a Aerolíneas Argentinas a presentar nuestra reclamación, nos toman los datos y nos dicen que nos contestarán vía e-mail. Cogemos el subte en Catedral, línea D hasta Plaza Italia, 1.10 pesos. El subte es viejo, pero no parece inseguro de día, va lento. Bajamos en Plaza Italia y recorremos el Jardín Botánico, el Jardín Japonés y el Parque 3 de Febrero.

Jardín japonés

En el parque 3 de febrero hay una reproducción de un patio andaluz donada por la ciudad de Sevilla a la de Buenos Aires

Patio andaluz

Y lo más impresionante del Parque 3 de febrero es el rosedal, un paseo enorme lleno de distintas variedades de rosas.

El Rosedal

Luego vemos el hipódromo, el campo de polo y el centro cultural islámico.

Llegamos al barrio Las Cañitas y comemos allí. Terminamos de comer a las 16 y vamos caminando a Palermo Viejo y Palermo Soho. Alrededor de la Plaza Palermo hay casas bajas muy llamativas y muchos locales. Recorremos callejeando la zona y como hemos quedado en cenar con Requejo en Casa Galicia (calle San José 244 zona Congreso) vamos caminando por Ortiz hasta avenida Santa Fé.

La zona de Palermo Alto tiene mucho movimiento y hay muchas tiendas y un centro comercial impresionante. Tomamos un café por la zona y cogemos el subte de Pueyrredón a Catedral línea D y de ahí a Congreso línea A. El bus vale 0,80 y aunque vemos que la línea 12 nos vale es difícil saber donde para, no tenemos el mapa de las líneas de bus.

Ya en Congreso, encontramos la calle San José y subimos a Casa Galicia. Es para verlo: tablao flamenco, música del Fari y comida gallega, todo en un segundo piso y lo único bueno: tomarse una Estrella que sabe a gloria. Dos Estrellas y una Quilmes ¾ 30 pesos. Como dan las 22 y Requejo no aparece nos vamos a cenar. J. y yo queremos pizza. Acabamos por casualidad en Corrientes, en Guerrín, hay que ir, una pizzería de tres pisos llena de gente y muy ruidosa. Nos toca esperar pero merece la pena, una pizza especial para J. y para mí, riquísima, y una copa de helado para L., que es gigante y le cuesta acabar; 75 pesos con tres aguas. El sitio está lleno de porteños. La calle Corrientes está muy animada, hay gente por todas partes, saliendo y entrando a los teatros.

Volvemos al hotel cogiendo Corrientes hasta 9 de Julio y luego la Diagonal Norte hasta Florida y ya avenida Mayo y el hotel.

Mañana diremos adiós a Buenos Aires, a las 10 toca dejar el hotel.

Gastos:

–        Bus turístico: 18 pesos

Jueves 15 de octubre- Buenos Aires

Nos han retrasado el vuelo. Hasta las 15h no vendrán a por nosotros y el vuelo a las 17h. Con toda la mañana por delante desayunamos con calma y salimos a dar una vuelta. Vuelvo a Vellón Negro y me dejan la chaqueta que me gusta a 1000 pesos. Tengo que sacar y pagar en efectivo. De camino a los imanes entro en Etnia y la lío porque empiezo a probar cazadoras de piel muy bonitas. En esta tienda ya se encuentra diseño, y no sólo cuero, tienen también ponchos y prendas de lana muy bonitas.  Además hay una chocolatería increíble La Ovejita. Finalmente de ahí no me llevo nada, pero sólo por problemas de espacio. Compro una camiseta de Mucho Amor y un par de tonterías para Marta. Intento sacar dinero y tengo un límite de 320 pesos!! Lo intentaré más tarde porque no me queda un peso. J. anda también de tiendas, se compra un par de camisetas en Mucho Amor. Le hemos cogido gusto a esta tienda. Las chicas que la llevan son encantadoras.

Volvemos al hotel porque L. se ha quedado allí y para ver si comemos algo. De camino paramos en Vellón Negro para explicar mi problema de efectivo y me deja pagar con tarjeta esos mismos 1000 pesos, con lo que me imagino cuanto debe ser su margen, me la llevo. Llego al hotel a las 14:40, ya no hay tiempo para comer. Recogemos y ya comeremos algo al llegar.

En el aeropuerto como dos empanadas, malísimas, y un agua. Y pagamos 18 pesos de tasa de embarque. El vuelo sigue retrasado, salimos a las 18. Hemos perdido toda la tarde en Buenos Aires. Nos dicen que para reclamar, en Aerolíneas, en atención al cliente o por web. En el Aeroparque cogemos un remise por 40 pesos con Transfer Express (el remise del hotel había valido 30 pesos).

Llegamos al hotel Avenida  salimos a dar una vuelta. Cogemos la calle Florida, nos desviamos y cenamos en una cafetería de la zona, el Café Goya en la Avenida Primero de Mayo, carne para los tres.

Hotel Avenida en Av. de Mayo

Miércoles 14 de octubre- El Calafate

A las 9:15 nos recogen para ir al glaciar Perito Moreno. Se tarda cerca de una hora en bus. La entrada al Parque Nacional Los Glaciares son 60 pesos y no se puede pagar nada más que en efectivo; o eso nos dice la guía ya que en otros parques sí se podía pagar con tarjeta. Una vez dentro del parque vemos el hotel Los Nostros, el único alojamiento del parque, con habitaciones con vista al glaciar y a 900 dólares la noche.  La primera imagen del glaciar la tenemos desde el bus, tras la “curva de los suspiros” y por mucho que te digan, esa primera imagen del Perito Moreno es impactante.

Hacemos la navegación para acercarnos a la pared sur del Perito Moreno, y tenemos la ocasión de ver la pared del glaciar de cerca.El glaciar es impresionante. No se puede describir la sensación de encontrarse tan cerca de una pared de hielo inmensa. Impresiona ver como baja el glaciar de la montaña, impresiona ver la pared ahí delante, a apenas unos metros, impresiona el sonido del hielo al romperse y en un día como el que nos tocó: soleado y sin viento.

De los glaciares del lago argentino, el Perito Moreno no es el más grande (es el Viedma) ni el más alto (es el Upsala) pero sin duda es el más impresionante, por lo accesible que es llegar a él. Se debe a que es un glaciar apoyado en tierra, que no está en movimiento y por tanto de él no se desprenden enormes témpanos de hielo que impidan acercarse a él por barco, y además es el único que no está retrocediendo, lo que hace posible verlo muy de cerca también desde tierra. El resto de glaciares del lago argentino: Spagazzini, Upsala…están sobre agua, desprenden grandes témpanos de hielo y están en retroceso por lo que sólo se les puede ver en barco y muy pocas veces se pueden acercar los barcos a la pared del glaciar porque los brazos del lago que llevan hasta ellos están llenos de témpanos y se cierra la navegación. Nosotros no hicimos la excursión todo glaciares pero los que la hicieron se quejaron de que no se pudieron acercar a ningún glaciar, sólo a ver la pared norte del Perito Moreno. Pared que se ve de forma inmejorable desde el Parque Nacional por lo que no entiendo que mantengan una excursión como esa sabiendo que la navegación está cerrada.

La pared del Perito Moreno toca tierra, separando en dos lados el lago argentino, hasta que la presión del agua rompe esa pared y de nuevo comunica ambos lados del lago. La rotura de la pared es un fenómeno impactante, que es esperado con emoción por los habitantes de Calafate y los visitantes del parque. Ocurrió en 2008 y esperan que ocurra de nuevo en 2010. Así estaba la pared, en su avance hacia tierra:

Además del hotel, dentro del Parque Nacional Los Glaciares hay un restaurante, donde dejamos a dos pasajeros del bus y donde tiene parada final el bus una cafetería + tienda de souvenirs. La zona está en obras, están construyendo un macrorestaurante y más pasarelas. Me gusta como está ahora, cuando la mayoría de la gente se ha traído la comida y hay bancos durante toda la ruta para comer. Quizás una vez concluido el restaurante no dejen almorzar en la zona de pasarelas. Hoy por hoy se ve gente almorzando en todo el circuito y es muy respetuosa con el entorno, nadie deja basura.

Impresiona tener esa enorme masa de hielo al lado de un verde bosque y en mangas de camisa.

Parque Nacional Los Glaciares

Recorremos todas las pasarelas y a las 15:30 emprendemos la vuelta.

En el Parque Nacional me ofrecen mi primer mate, y creo que resulté un tanto desagradable porque no quise tomar.

A las 17-18 estamos de vuelta en el hotel. Descansamos un rato y salimos al centro, yo acompaño a J. al “paraíso” y la verdad es que tienen prendas muy chulas. La calidad de este comercio no tiene nada que ver con los del centro que venden un poco de todo. Lo que no sé es si los precios están bien o no. Pero las prendas son preciosas y el matrimonio que lo atiende muy agradable.

Miramos también un recuerdo para llevar a los SIAL OU, nos decidimos por imanes artesanales e intentamos negociar el precio porque llevamos 6+8 para mis chicos de Derecho. Sólo conseguimos que nos descuenten 1 peso, en fin, menos es nada. Curioseamos en el hogar del gnomo, en la tienda Mucho Amor, que tiene cosas chulísimas. Regresamos al hotel a por L. y vamos a cenar a La Tablita, que lo recomiendan en todas partes, es una parrillada al otro extremo del pueblo. El sitio es agradable, no tenemos reserva así que debemos esperar una hora. Hacemos tiempo paseando por una zona menos céntrica y luego acompañando a L. a sacar dinero. La cena en La Tablita bien, nada del otro mundo, bien y ya, cobran 7 pesos por servicio. Esto nos ocurrió con Freddy en Ushuaia y en el Pura Vida a los chicos, aunque ahí fueron 3 pesos. La comida buena, sin más y de las más caras: tomamos cordero fueguino, yo “”patatas a la española”” (patatas rejilla) y estaban muy aceitosas.

Volvemos ya tarde al hotel, mañana ya no madrugamos, la habitación se deja a las 11h y podemos permanecer en las salas comunes del hotel hasta las 12h que salgamos. Aún así habrá que madrugar para el desayuno y ordenar (cerrar) la maleta.

Argentina ganó 1-0 a Uruguay en Montevideo y está en el mundial Sudáfrica 2010.

Gastos:

–        Entrada al Parque: 60 pesos

Martes 13 de octubre- El Calafate

A las 8:30 nos recogen para ir al bosque petrificado. Está a medio camino entre Calafate y el Chaltén. Son dos horas de bus. Cruzamos el río Santa Cruz y el río La Leona. Hacemos una parada en la estancia La Leona, parador y hotel de campo declarado patrimonio histórico y cultural de la provincia de santa Cruz.

Estancia La Leona

Luego, durante la ruta no hay más paradas. La ruta transcurre por el margen sur del lago Vierma, en una depresión de terreno donde están los troncos petrificados. La caminata es corta, y el medio almorzamos. Es desagradable por el viento. Lo más impresionante es el paisaje, parece un paraje lunar.

Bosque petrificado La Leona

La zona es objeto de estudio por paleontólogos, por los fósiles que aparecen, se han encontrado fósiles de distintos tipos de dinosaurio.

A lo largo de la caminata vemos gran cantidad de troncos petrificados, que yacen en la superficie, testimonio de antiguas épocas en donde el clima era muy diferente al actual y permitía la existencia de un bosque pleno.

Tronco petrificado

De vuelta me bajo en el centro y compro los sellos 54 pesos (9×6 pesos) y aprovecho para darme una vuelta por el centro, las tiendas son todas muy turísticas, tienen recuerdos y prendas de lana y montaña. No me convencen. Voy al super y compro la comida para mañana, ya que en la visita al glaciar Perito Moreno hay que llevar la comida y comer allí.

En el centro me encuentro con J. (es lo que tienen los sitios pequeños 🙂 ) y nos volvemos al hotel. Estoy cansada, así que decido quedarme a ordenar la maleta y descansar. Los chicos cenan en el Pura Vida, el sitio está bien, comida patagónica casera.

J. ha descubierto hoy el paraíso: una tienda toda de productos de lana Vellón Negro, donde conoce a “Ricardito Bofill”, el dependiente, que se muestra muy agradable y le muestra media tienda. Mañana me pasaré a ver si es para tanto.

Gastos:

–        Ruta bosque petrificado: 300 pesos

Lunes 12 de octubre- El Calafate

Dejamos Ushuaia. Intento enviar las postales desde correos que abre a las 10h pero es festivo: día de la fundación de la ciudad, 12 de Octubre de 1870 y día del descubrimiento de América 12 de Octubre de 1492. Primer intento fallido. Embarcamos hacia El Calafate a las 11:30. En el aeropuerto de El Calafate no me ponen problemas con el mate de Misiones. El vuelo dura una hora. El Calafate nos recibe nevado. Hace frío. Nos dicen que ha sido una nevada inesperada, de madrugada. El paisaje es precioso.

El Calafate

Nuestro hotel es el Mirador del Lago. El más bonito hasta ahora. Es un complejo de madera y la habitación es amplia. Salimos a dar una vuelta y a ver opciones para mañana, ya que la excursión a Perito Moreno será el miércoles. Desde el hotel se ve el lago argentino, de un color turquesa fascinante. Nunca olvidaré el color del lago, de agua de los glaciares.

Lago Argentino

Mª Eugenia, la chica que nos esperaba en el aeropuerto, nos explicó el planning y nos ofreció para mañana navegación por el lago argentino viendo distintos glaciares. Pero soltaba la información a velocidad de vértigo y sin mucho interés, así que decidimos ver otras opciones ya  que la guía Lonely  marca 40 empresas de actividades en la zona.

Bajamos por la calle principal, Avenida Libertador, y comemos en Café Casablanca: ellos hamburguesa y yo sándwich 35 pesos. Comprobamos que la calle está plagada de empresas de aventura o turismo. Entramos en varias, nuestras opciones son visitar el Chaltén o una excursión a caballo por Lago Roca, ya hemos descartado la navegación porque son ocho horas en un barco viendo glaciares y por el tiempo a muchos no nos podemos acercar y nos limitaríamos a ver témpanos, o bloques de hielo que se desprenden de la pared de los glaciares. Finalmente descartamos también el Chaltén por estar a tres horas en bus y también la marcha a caballos. Iremos al bosque petrificado por dos votos contra uno (ellos-yo). Damos una vuelta por la casa de los gnomos y merendamos en el Libro-Bar, un sitio increíble. L. toma mate: 15 pesos y yo café y tarta 16 y 15 pesos.

Nos volvemos al hotel con un frío horrible. Mañana nos recogen a las 8:30.  La excursión 300 pesos que pagamos con tarjeta.

Domingo 11 de octubre-Ushuaia

Ushuaia está muy tranquila en domingo, y como es el ecuador del viaje lo tomamos con calma. Desayunamos tarde y vamos por libre. L. va a misa en la iglesia Don Bosco de los salesianos en la calle San Martín. Quedamos a las 13h en el presidio del final de la calle Maipú.

Ciudad de Ushuaia

Llego un poco antes de la hora prevista  y visito el exterior del penal, donde tiene su base la Armada Argentina. El día se va estropeando, llovizna y J. no llega hasta las 13:30, así que en cuanto nos juntamos buscamos dónde comer.

Nos decidimos por la cantina de Freddy en San Martín, no buscamos más por lo desagradable del día y porque de ahí salen turistas que nos hemos cruzado antes y que nos lo recomiendan. Su especialidad son pescados y mariscos. Tienen centollas vivas a la entrada. Son enormes y a 200 pesos/kg. Tomamos trucha grillé (a la plancha) y J. arroz de marisco. 186 pesos incluido postre y mi café. Paga J. y mi deuda aumenta a 62 pesos. Aceptan Euros, Dólares, Pesos y tarjeta.

Por la tarde L. se va a dar una vuelta, J. y yo buscamos el jardín Yatana, un jardín privado que permite visitas, pero está cerrado. Cuesta 20 pesos la entrada. De ahí vamos a museo Yámana, 18 pesos o 9 a los estudiantes, y  decido entrar al museo del expresidio de ushuaia, 35 pesos.

El museo está montado en el antiguo penal de Ushuaia, que se construyó con la intención de montar una colonia en la región. Aunque finalmente fue sólo penal porque las mujeres no resistían las duras condiciones. La cárcel la construyeron los propios presos, que también fueron los que hicieron la obra pública de la ciudad. Les pagaban un pecunio de 33 céntimos. Son cinco alas, que sales de un hall central. Las galerías tienen dos pisos cada una. Una de ellas se mantiene tal cual estaba mientras era presidio y es sobrecogedor. Dentro de las instalaciones está el Faro del Fin del Mundo, el primero que hubo con este nombre, así llamado por Julio Verne. No tenía luz de 360º y causó más accidentes de los que evitó, así que construyeron el actual Faro del Fin del Mundo en la Isla de los Observadores y este se cerró. Fue reconstruido y ahora es únicamente turístico.

Al salir del museo llueve y hace frío. Me vuelvo al hotel y no tengo ninguna gana de salir. Ninguno de los tres salimos. Vemos TV.

Gastos:

–        Entrada Museo Yámana: 18 pesos

–        Museo del presidio: 35 pesos

Sábado 10 de octubre- Ushuaia

 

El día empieza con agobio, nos quedamos dormidos. A las 7:36 despertamos y nos recogen a las 7:45. Milagrosamente nos vestimos en esos nueve minutos y hasta subimos a desayunar, pero nada más entrar al desayuno nos reclaman en el hall para salir a la excursión al Parque Nacional Tierra de Fuego. Nos vamos en ayunas y al bajar, el bus de excursión se retrasa. Total que sin desayuno y en el hall. A la entrada del Parque Nacional está la parada del tren de fin del mundo, vale 90 pesos y te llevan por la vía reproduciendo el trayecto que recorrían los presos para talar árboles. El tren va extremadamente lento. No lo cogemos.

Tren del fin del mundo

Seguimos en el bus hasta la parada final del tren, donde nos juntaremos con los que sí lo tomaron. Allí hacemos un sendero por el parque. Echo de menos que venga el guía, porque vamos a nuestro aire y no sabemos muy bien lo que vemos. Hacemos la ruta con una chica española que reside en Chile y su familia, que están de vacaciones por la Patagonia.

Unos cuarenta minutos después, ya con el resto del grupo, seguimos por el parque. Hacemos dos senderos de dificultad media: el primero pasando por el centro de visitantes, con vista al río Lapatia, pasamos también por la zona de camping organizado y la zona de camping libre; en la segunda ruta llegaremos hasta el final de la mítica RUTA 3.

En el centro de visitantes tienen una zona donde recrean la vida de los indígenas de Tierra de Fuego, los yámana, cuya desaparición se relaciona con la llegada de los primeros colonos europeos. Me impresionan las imágenes que existen de ellos, la dureza de las condiciones en las que vivían.

Bahía Lapataia

En ambos recorridos las vistas son impresionantes, el día acompaña, luce soleado, no hace viento y el agua está tan en calma que parece un espejo.

En el parque nacional tierra del fuego la vegetación más abundante son bosques de lengas y de guindos. Y es muy llamativo el fenómeno de los turbales o turberas, restos de vegetales a modo de musgo que sólo se forma en ambientes de gran pureza.

 

Ya de vuelta paramos en la laguna Ensenada, donde se divisa la Isla Redonda dentro del Canal Beagle y el Canal Murray con Chile al fondo. Ahí tomamos de nuevo el bus y volvemos a Ushuaia.

 Hemos decidido hacer la navegación por el Canal Beagle, así que comida rápida en bar Ideal y a las 15:15 embarcamos.

Ushuaia

El precio de la navegación son 135 pesos. Admiten Euros, Dólares y también pago con tarjeta. Nos llenan de tickets: 6 pesos de tasa de navegación, un vale para un chocolate, un vale para un poster….…

Vamos al Centro de Información turística, me sellan el pasaporte y recojo un mapa de Ushuaia. Nos recomiendan ver el film HOME en el C.A.D.I.C de Ushuaia, esta tarde a las 18:15.

La navegación nos leva partiendo del muelle turístico de Ushuaia a Isla de los Lobos, donde vemos una colonia de leones marinos y una colonia de cormoranes en Isla Despard.

Isla de los Lobos

Isla Despard-colonia de cormoranes-

 Bajamos para un recorrido por un islote donde vemos los concheros de los indios yámanas y una panorámica del Canal de Beagle.

Canal de Beagle

El punto más lejano de la navegación es faro Les Eclaireus a 24 Km de Ushuaia.

Faro Les Eclaireurs

De vuelta ya, vemos zonas entregadas a campesinos ingleses, que todavía tienen casas de campo y ganado, y ya llegando a la ciudad la zona industrial. La navegación por el Canal Beagle ofrece unas vistas increíbles.

Ya de vuelta en Ushuaia, recorremos la calle San Martín y nos tomamos un chocolate en Laguna Negra. San Martín está llena de tiendas y locales de hostelería, muy orientadas al turismo. Los precios son más caros que en Puerto Madryn. Acabamos al final de San Martín en un supermercado Carrefour y de vuelta al centro paramos en La Casa del Libro.  Los precios de los libros son similares que en España, por lo menos me da esa impresión. La trilogía de Larsson está a 85 pesos cada libro. Me compro El último confín de la tierra, que acaba de reeditarse y narra la vida de E. Lucas Bridges en Tierra del Fuego. Briges, nació en Ushuaia, y se crió entre yamanes, de quienes se haría amigo, consejero y defensor. Creo que sigo impresionada por la historia de los indígenas fueguinos.

Volvemos al hotel y salimos a cenar a El Moustachito en la calle San Martín. Tomamos cordero fueguino y no intercambiamos una sola palabra. Delicioso. Sale la cena a 189 pesos. El sitio está bien, pero muy orientado al turismo. Luego vamos a Dublín Pub, a por nuestra cerveza beagle, un local que la recepcionista del hotel recomendó a J. Está lleno de lugareños y me fijo en que aquí sí se puede fumar. Nos vamos a Bar Ideal Galway y tomamos allí la cerveza beagle, que puede ser rubia, roja o negra.

Gastos:

–        Navegación por el Canal Beagle: 135 pesos + 6 pesos por tasa de navegación

Viernes 9 de octubre-Puerto Madryn

A las 8:30 abajo y ya con las maletas porque a la vuelta de Punta Tombo nos dejan ya en el aeropuerto de Trelew camino de Ushuaia. Vamos en bus por la RUTA 3, carretera que une toda Argentina, desde Corrientes a Ushuaia. Carina nos recuerda que sólo hay una compañía aérea Argentina: aerolíneas y que no hay trenes. Así que las carreteras, y las RUTAS, que recorren el país, son básicas. Ya son varios los argentinos que nos han dicho que Menem se cargó el tren, bueno, y tantas otras cosas. No hay un argentino que no eche pestes contra Menem. Nuestra primera parada en Trelew y allí tiempo para tomar un café increíble en Touring Café, visitar el Museo Paleontológico (25 pesos), el museo de la estación de tren (2 pesos), que es privado o bien recorrer el centro de Trelew.

Trelew

Me gusta Trelew, aunque más Puerto Madryn. En ambos hay población indígena, de rasgos increíbles. Me llama la atención el olor de Trelew, es fantástico, como a humerio (incienso en rama), pero no llego a saber que es. Como producto típico están las prendas de lana, gorros, mantas, ponchos…

Continuamos por RUTA 3 a Punta Tombo, la mayor pingüinera continental del mundo. Los pingüinos llegan en Septiembre y permanecen hasta Abril, luego parten hacia el norte, siguiendo a la anchoa, su alimento. En esta época vemos a los machos y hembras juntos, ya emparejados y con huevo. Incubando a su pichón, que nacerá en Noviembre-Diciembre.

Pareja de pingüinos magallánicos junto al nido

La visita a Punta Tombo es increíble, no es un montón de pingüinos en la playa, sino una extensión enorme de lomas con arbustos llenas de nidos con parejas.

Pingüinera de Punta Tombo

Hay un camino señalizado con piedras que marca la zona para llegar a los puntos de observación. Los pingüinos cruzan constantemente el camino hacia la playa, se dan un baño y se vuelven. Hay que cederles el paso y no se les puede tocar. Todo el mundo es muy respetuoso, son ellos quienes deciden si se acercan o no.

La hora del baño

En Punta Tombo hay también mofetas, guanacos, ovejas y gaviotas. La zona donde se asienta la reserva es del Gobierno; fue cedida por el estacionero al que pertenecen estas tierras. Pasamos dos horas con los pingüinos, la entrada fueron 35 pesos, para los argentinos 12 y la mitad para jubilados y niños, como hasta ahora.

Seguimos en bus hasta Gaiman donde paramos en un típico café de herencia galesa, donde sirven varias variedades de té a la forma galesa: contundente, con dulces para acompañar. Me temo a mi misma; desde el desayuno a las 8 no hemos comido nada y son ya las 14:40. La casa de té galés resulta un tanto decepcionante, hay té y dulces, pero no puedes elegir tú lo que tomas, compras un servicio de té o nada. Y el servicio de té incluye té y varios trozos de tartas, pero sólo té no puedes tomar. Vamos a un local cercano a tomar una pizza no demasiado buena, pero eso sí, económica, sale a 36 pesos la pizza grande con bebida. Además compro postales a 18 pesos, 2 pesos cada una.

Gaiman está lleno de casa de té galés. La fundaron los galeses en 1879 y conservan ese espíritu galés. La municipalidad fomenta el aprendizaje del gaélico, están hermanados con el pueblo de Gales donde salieron los fundadores del pueblo. Gaiman es muy pequeño, tiene la colonia de bolivianos más extensa de Argentina y se dedican a cultivar tierras al margen del río Chubut. Se les llama chacareros y cultivan tierra alquilada a sus propietarios. La bandera galesa aparece en todas partes y el 9 de Julio, día de la patria se iza en Puerto Madryn en honor a la cultura galesa que tanto significó en la provincia. Eso es muy polémico. De Gaiman nos dejan en el aeropuerto de Trelew rumbo a Ushuaia. En el aeropuerto de Trelew controlan minuciosamente todas las maletas y bolsas para preservar los productos de la región. A mi me ponen problemas por el mate que compré en Misiones. Lo analizan con maquinas especiales y temo que no me lo dejen llevar. Finalmente paso. El aeropuerto es enano, nunca he estado en un aeropuerto así, tiene apenas dos habitaciones y dos puertas de embarque. Nos hacen pagar una tasa de embarque de 17’55 pesos, acaba de subir justo en Julio de 2009 (antes eran 6 pesos). Desde ahora pagaremos en todos os aeropuertos hasta llegar a Buenos Aires. Llegamos a Ushuaia tras dos horas de vuelo. Cenamos a bordo. En Ushuaia otra vez análisis minucioso de maletas para que los que llegan de Buenos Aires, como venimos de Trelew no nos revisan. Traslado al hotel MIL810 y ya, porque es tarde y estamos agotados. El hotel está en el centro de Ushuaia y es muy elegante, de estilo moderno, pero la habitación es muy pequeña. Y encima aquí estamos tres noches!!!!

Gastos:

–        Entrada del Museo Paleontológico: 25  pesos

–        Entrada del Museo de la Estación del Tren : 2  pesos

–        Observación de pingüinos: 35 pesos

Jueves 8 de octubre- Puerto Madryn

Ni puedo acabar el café del desayuno y ya están avisándonos de que partimos a Península Valdés, un área natural protegida, patrimonio mundial de la UNESCO. Desde Puerto Madryn cruzamos el istmo Ameghino, dejando a un lado el golfo San José y del otro el golfo Nuevo. En golfo Nuevo hacemos el avistaje de ballenas desde Puerto Pirámides, única población de la reserva. Subimos en pequeñas embarcaciones y, aunque hace mucho viento (nos advierten que eso no gusta a las ballenas) tenemos suerte y una con su cría nos acompaña con su navegación.

Ballena franca austral
Las aguas tranquilas de golfo nuevo

Creo que le divierte ver a la lancha, que se lo toma como un juego. Nos acompaña todo el recorrido, sólo dejamos de verla cuando viramos porque toca volver. Se mueve lentamente y se gira varias veces, está tranquila.

Panza arriba

El agua de los golfos es muy clara y el lomo de madre y cría se ven continuamente. Son ballenas franca austral y su población va en aumento, a diferencia de la franca boreal, en el norte de Argentina, que disminuye.

Madre y cría

Es increíble pero las gaviotas atacan  a las ballenas y les hacen agujeros en la piel a través de los que comen la grasa que éstas tienen acumulada.  Atacan principalmente a las crías y está llegando a ser un auténtico problema. Hay ballenas, de las identificadas en Golfo Nuevo, que se han desviado a costas brasileñas, lo que ha hecho que la municipalidad de Puerto Madryn empiece a tomar medidas contra la población de gaviotas. Si se van las ballenas de Puerto Madryn, está claro que la zona sufre una gran pérdida. Ojalá pueda volver a Patagonia y enterarme de cómo va el tema.

Gaviota atacando al ballenato

Al internarnos en la península el paisaje es de estepa, casi desértico, y vemos como especies autóctonas maras, guanacos y como especies introducidas ovejas, vacas y liebres.

Guanaco

Vemos dos salinas inmensas, salina grande y salina chica, que abastecen a todo el país. Como el resto de península valdés, el territorio dónde están las salinas es propiedad privada, son estancias y pertenecen a los “estancieros” o dueños de la tierra. Cuando el estanciero llega a un acuerdo con el gobierno es posible visitar la estancia, en cambio, en el caso de las salinas no hay tal acuerdo y las vemos desde lejos, sin poder entrar a ellas.

A lo largo de 200km de costa, en península Valdés, se pueden observar lobos y elefantes marinos y algún que otro pingüino medio perdido.

Leones marinos en Península Valdés

Es el único lugar en el que se pueden avistar leones de mar en tierra. Las demás colonias están en latitudes similares pero siempre en islas alrededor de la Antártida.

Hembra herida por macho alfa

Cada estación del año, en Península Valdés, tiene su encanto porque la fauna sigue sus ciclos y según cuando visites esta zona puedes encontrarte animales en distintos períodos: apareamiento, cría…..o incluso, en verano (nuestro invierno) no encontrar según qué animales. La primavera es época de cría, y encontramos tanto a las ballenas como a los lobos de mar con crías.

Madre y cría

Dentro del viaje que estamos haciendo, quizás península Valdés es lo menos impresionante en cuanto a paisaje, por la llanura desértica del paisaje patagónico, pero aún así tiene su encanto y desde luego en cuanto a fauna es irrepetible todo lo que estamos viendo. Me llama la atención el silencio, la tranquilidad que se respira en estos parajes y lo respetuoso que es todo el mundo. Siempre me he considerado una urbanita convencida pero este viaje me está haciendo replantearme muchas cosas.

Ni un paso más o no respondo

Dentro de la Estación La Elvira recorremos los senderos que llevan a Caleta Valdés, una especie de lago que se forma en la península. La comida ha consistido en pillarse algo en la Estancia y comerlo así de corrido.

Y vuelta a Puerto Madryn, parando en el Centro de Visitantes, donde hay un pequeño museo sobre la flora, la fauna y la historia de esta península. Llegamos al hotel a las 18:00 y salimos a dar una vuelta. El centro se ve muy animado, compro aquí mi CD de Charly García a 30 pesos.

Puerto Madryn

Las entradas nos han costado 45 pesos la del Parque y 120 el avistaje. Los argentinos siempre tienen descuento, y los de la provincia del Chubut aún más. Hay muchas empresas que gestionan las excursiones y estas visitas, pero por lo que oigo a los demás españoles del grupo hay bastantes problemas: el hotel no es lo esperado, los servicios que creías incluidos no están… creo que los españoles nos quejamos muy poco, desde luego mucho menos que el argentino y eso lo aprovechan. Todo es muy caro en las zonas típicas de turismo, viven del visitante, y es más caro en ese sentido que Iguazú. En Iguazú había más argentino, aquí no, todo gente de fuera. Los argentinos vienen verano (nuestro invierno), de vacaciones y a la playa, porque esa época en Puerto Madryn no hay apenas fauna.

Estoy agotada así que, aunque los chicos van a ir a cenar a una parrillada de escándalo, decido quedarme. Mañana me contarán que tal en La Estela. Nos lo recomendó Carina, nuestra guía, y está a una cuadra del hotel. Toman bifé de chorizo a 26 pesos. La cena está muy buena y el local muy bonito, con postales de diversas partes del mundo.

Gastos:

–        Entrada al Parque: 45 pesos

–        Avistaje: 120 pesos

« Older entries